Hola de nuevo pareja, si estáis aquí es porque realmente queréis saber un poquito más sobre nosotros. Somos Andrea y Carlos, dos locos enamorados, que un día decidieron unir sus pasiones propias en una sola, llamada Realidade Zero PHOTO.

Andrea estudió primero Imagen Audiovisual para luego estudiar también Fotografía Artística. Carlos hizo el mismo camino, pero a la inversa.

A mitad de trayecto en sus estudios, sus rumbos se juntaron, y no han vuelto a separarse nunca. Como veis la nuestra es una historia de amor entre nosotros, y hacia la fotografía.

A continuación os contamos qué tipo de trabajo ofrecemos, por qué nos apasiona hacer bodas, y qué entregamos a los novios.

Como ya os hemos contado, buscamos la pasión de los novios que quieren una BODA ESPECIAL. No queremos que nos contratéis para hacer fotos de un trámite legal, fotografiar ceremonias frías no es nuestro estilo. Huímos del típico “me caso porque va tocando”.

Queremos bodas planeadas desde la imaginación, desde la inspiración, desde la apetencia real.

Elegimos BODAS DE ENSUEÑO, y NOVIOS ENAMORADOS que no tienen miedo a mostrar lo que llevan dentro. Decidimos que queríamos fotografiar a novios que valoran la fotografía para el día de su boda, que valoran los detalles que van a aparecer, que valoran la emoción por encima del aparentar.

De esta manera nos acercamos a los trabajos que siempre deseamos, que nos encantan y en los cuales nos lo pasamos fenomenal. Sentimos pura satisfacción al llegar a casa después de un día de boda. Hemos tenido que poner algunos filtros para conseguir el tipo de trabajo que queremos.

No elegimos a los novios por ser más o menos guapos, o porque su boda cueste más o menos dinero. Buscamos novios que se dejen el alma por su boda, que cuando nos escriban se les note que se casan por amor, y que les interesamos porque les gusta nuestra fotografía, entienden nuestra forma de trabajar, y se han ilusionado leyendo estas palabras.

El día de la boda trabajamos en tándem y eso nos da mucha agilidad a la hora de organizar los tiempos. El precio es el mismo vayamos uno, o vayamos los dos, muchos nos lo preguntáis, y aprovechamos para decíroslo ahora. Cobramos miltrescientos euros por la fotografía de la boda.

La preboda es fundamental porque nos gusta conoceros antes, y que nos conozcáis, que veáis como trabajamos, y que le perdáis el miedo a la cámara. Os lleváis un fotolibro 20x20cm con 10 pliegos para que disfruteis de la fotografía de este momento como tiene que ser, en papel impreso.

 El álbum lo podéis ver accediendo a "El Álbum que todos soñamos". Ya si queréis añadir algo (álbumes de Padres y de Abuelos, libros de firmas para ese día) lo podemos hablar.

Creemos justo que nos deis de comer en un día tan intenso. No necesitamos que nos obsequieis con el menú de invitados, con quedar bien comidos nos damos por satisfechos.

Para el desplazamiento, ya sea en España, o en el extranjero, conveniremos con vosotros la mejor manera para desplazarnos. Si hiciera falta dormir en el destino de la boda, también vosotros os haríais cargo. Estamos abiertos a formas creativas para ambos propósitos. 

Nos movemos por toda España y también viajamos al extranjero si lo requerís. Los gastos añadidos serían a convenir una vez tratado con la pareja.

Uno de nosotros cubre la casa del novio, y el otro cubre la casa de la novia.

Esto nos permite disponer de todo el tiempo para vosotros en cada una de las casas, que sabemos que a esas horas suele haber bastantes nervios, por lo que nos adaptamos a vuestra organización lo más eficazmente, y si vemos que algo puede generar desequilibrios de última hora procuramos aconsejaros para hacerlo de la mejor manera posible, ya que nuestra experiencia nos ha enseñado que muchas veces queréis hacer más de lo que se puede, y al final es un lío para todos.

Lo normal es que después de un cafelito y una pequeña charla distendida todo fluya en armonía. 

Ese día estamos enteramente con vosotros. No tenemos límite de horario. Llegamos los primeros , siempre a la hora que nos digáis, y no nos vamos hasta que os hartéis de nosotros, que como somos muy majos, soléis aceptarnos como unos invitados más, y realmente, así nos gusta sentirnos, como unos invitados en vuestra boda.

Si llegamos al cierre de la barra libre, pues mejor. Por haceros un pequeño resumen de nuestro trabajo, hacemos fotografías en el lugar donde se vistan cada uno de los novios, lugar de la ceremonia (campo, pazo, iglesia, hotel, masía, cortijo, playa, etc…), durante el tiempo entre la ceremonia y el banquete, en el banquete, el baile, las sorpresas, los discursos de familiares, el photocall, y como no, ¡la fiesta!.

Es absurdo retirarnos media hora después del baile, porque precisamente ¡uno de los mejores momentos viene después! El momento de la fiesta es cuando los novios realmente se relajan, cuando sus familiares, amigos y ellos mismos se aflojan las corbatas, se las atan a las cabezas y se quitan los zapatos. Son momentos muy divertidos, y no nos los queremos perder para que vosotros también los recordéis.

Repetimos algo muy importante, las fotografías de boda cobran fuerza con los años, y en un buen reportaje nupcial no pueden faltar esos momentos. Si estáis leyendo esto, suponemos que es porque os ha gustado el tipo de fotografía que hacemos. Como podéis apreciar, nuestra fotografía carece de incómodos posados. ¡Decimos NO A LOS POSADOS! para captar emociones, gestos, miradas, sentimientos.

Los fotógrafos de una boda tienen que sentirse acogidos para poder realizar un reportaje óptimo. Nosotros así nos sentimos. Comemos unos pinchitos en la recepción con el resto de los invitados, nos bebemos una copita con vosotros al final, y vamos a vuestras casas como si fueramos uno más de la familia, como si fuéramos ese familiar aficcionado a la fotografía que no para con la cámara.

Utilizamos ópticas luminosas para así poder utilizar el flash solo en los momentos que sea estrictamente necesario, que suele ser el momento de la fiesta.

Entregamos un mínimo de 600 fotografías (lo normal es entregar muchas más) en Color y otras tantas en Blanco y Negro, en alta resolución y en resolución web, en un plazo de 30 días desde el enlace (ponemos este plazo por si surge alguna complicación, pero lo normal es que vuestra boda la tengáis al llegar de la luna de miel).

Las fotografías en formato digital las entregamos en alta calidad, retocadas, y sin marca de agua. Listas para que las imprimáis cuando lo creáis oportuno. El motivo es fácil de entender: ya le damos un valor a nuestro trabajo, que se incluye en el precio de vuestro reportaje.

Aunque contamos con un Studio de Fotografía y con un laboratorio digital, vemos absurdo obligaros a imprimir las fotos con nosotros, ya que las fotografías os pertenecen a vosotros. Bueno, lo normal es que, con lo contentos que quedáis, imprimáis las fotos en Realidade Zero PHOTO, pero eso queda siempre de vuestra mano. También os entregamos las fotografías listas para que las podáis subir a internet.

 Cuando nos escribáis debéis de poner como asunto : "ESTAMOS ENAMORADOS" (así sabremos si os habéis leído lo que os contamos, o si sólo buscáis el mejor precio)

Para ver el álbum de vuestra boda visitad el siguiente apartado “Él álbum que todos soñamos”.

¡Os encantará!

 

Timber by EMSIEN-3 LTD